Los ciclistas y automovilistas deben tener una sana convivencia

La convivencia entre automovilistas, peatones y ciclistas, cada vez es más común. Por lo que es de vital importancia conocer las reglas básicas de conducción; y nuestros amigos de Cooper Tires nos sugieren algunas normas para una sana convivencia:

Para el automovilista:

  • El ciclista tiene derecho a utilizar el carril próximo a la banqueta, se debe evitar tocar el claxon.
  • Al circular detrás de un ciclista, hay que mantener una distancia igual al largo de un automóvil.
  • Antes de abrir la puerta del vehículo hay que verificar que no se acerque un ciclista.
  • Al rebasar a un ciclista, se debe considerar una distancia mínima de 1.5 metros, realizando el rebase a velocidad moderada.
  • No se debe rebasar al ciclista para dar vuelta y siempre utilizar las direccionales para cualquier cambio de carril.
  • Utilizar los espejos laterales y mantener atención a los puntos ciegos.

Una circulación correcta no solo es responsabilidad del automovilista, por lo que el ciclista debe observar lo siguiente:

  • Siempre debe circular por el lado derecho de la calle.
  • Si se trata de un grupo de ciclistas, deben transitar uno tras otro.
  • Llevar siempre el casco puesto.
  • En las noches se debe usar chaleco o una prenda reflectiva, una luz delantera blanca y una luz trasera roja.
  • Si un auto está transitando muy cerca del ciclista, hay que detenerse o llamar la atención moviendo la mano. Es posible que no se le haya visto.
  • Conducir a una velocidad moderada y respetar las señales de tránsito.

El Artículo 2 del Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, establece que el espacio vial y su utilización dará prioridad en primer lugar a los peatones, principalmente a personas con discapacidad y movilidad limitada, después, en este orden, aparece la figura del ciclista, seguida de los usuarios del transporte público y hasta el final de esta nueva pirámide, aparecen los automovilistas y motociclistas.

Siempre será responsabilidad de todos interactuar de acuerdo a las reglas para mejorar el tránsito en la ciudad.