General Motors crea Cruise AV, el primer vehículo de producción de conducción autónoma

General Motors ha presentado una Petición de Seguridad ante el Departamento de Movilidad de Estados Unidos con el fin de popularizar la cuarta generación de Cruise AV, el primer vehículo de conducción autónoma diseñado para operar de manera segura por sí mismo; sin conductor, volante, pedales, ni controles manuales.

En dicho documento se plasma la visión de un mundo con cero colisiones para salvar vidas, cero emisiones para dejar a las próximas generaciones un mejor planeta y cero congestionamientos que ayuden a los clientes a recuperar tiempo de calidad; además, recalca su misión por cumplir lo antes mencionado con la producción de vehículos eléctricos que sean autónomos y que cambien drásticamente el planeta.

Cuenta con avanzados sistemas y sensores con la capacidad de ver el entorno en 360°, tanto de día como de noche. Además, está diseñado para identificar peatones o cualquier objeto que se cruce en su camino repentinamente y responder en consecuencia. Puede maniobrar a través de conos, ceder el paso a vehículos de emergencia y reaccionar para evitar colisiones.

Actualmente Cruise AV cuenta con una flota de prueba que crece día con día, y cada vehículo contribuye a una base de conocimiento compartida para que cada vehículo pueda aprender de las experiencias colectivas de toda la flota.

Existen tres elementos clave para que el vehículo funcione: Percepción, Planeación y Control.

Percepción: ayuda a que el vehículo de conducción autónoma “vea” utilizando sensores que monitorean el entorno. Los sensores alimentan con información a la computadora que se combina con un mapa de datos de alta definición. Los objetos se detectan y se clasifican, la computadora los modela en tercera dimensión y puede predecir su movimiento, como en el caso de peatones u otros vehículos. Para que las funciones de Percepción operen, el vehículo tiene 5 LiDARs (sensores láser de alta precisión que detectan objetos fijos y en movimiento), 16 cámaras y 21 radares.

Planeación: Esta función determina el comportamiento que se desea del vehículo. Revisa las señales de tránsito, planea rutas para que el camino sea eficiente y lleva el vehículo sólo por las calles que tienen estas capacidades.

Control: Esta función implementa lo que la función de Planeación dicta, es la que pone en marcha o frena al vehículo. Los clientes utilizarán una aplicación móvil para solicitar un viaje, al igual que hoy en día usan el servicio de viaje compartido. La única diferencia es que los clientes controlarán la experiencia. El clima personalizado y la configuración de la estación de radio se enviarán al vehículo antes de que accedan a su viaje. El vehículo llegará a la ubicación del cliente para recogerlo y transportarlo al destino deseado.

Dentro del vehículo, los pasajeros encontrarán tabletas con pantalla táctil para acceder a información de estado en tiempo real sobre el viaje. Las tabletas también recordarán a los pasajeros cerrar todas las puertas y abrocharse los cinturones de seguridad. Para comunicarse con el personal de soporte, los pasajeros tendrán la opción de presionar un botón y hacerlo, y habrá otro específicamente por si quieren terminar el viaje debido a una emergencia. El personal de soporte también puede iniciar contacto con los pasajeros del vehículo en ciertas circunstancias donde se necesite ayuda, o si un pasajero olvida un artículo en el vehículo después del viaje.

The Cruise AV is designed to operate safely on its own, with no driver, steering wheel, pedals or other manual controls when it goes on the road in 2019.

Los vehículos autónomos de GM tienen el potencial de reducir los accidentes de vehículos y salvar vidas, reducir las emisiones, el tráfico y ahorrar tiempo, además de hacer que el transporte sea más accesible para más personas, haciendo posible la visión de General Motors: un mundo con cero colisiones, cero emisiones y cero congestionamientos.

Nissan colabora con la NASA para desarrollar servicios de movilidad autónoma

Durante el CES 2018, Nissan anunció su colaboración con el Centro de Investigación Ames de la NASA, con sede en Silicon Valley, California, para investigar y desarrollar servicios de movilidad autónoma.

En enero de 2017, en el marco de la edición 2017 del CES en Las Vegas, Nissan presentó Nissan Seamless Autonomous Mobility (SAM), una nueva plataforma para administrar flotas de vehículos autónomos, desarrollada a partir de la tecnología de la NASA. Esta nueva fase en la colaboración conjunta se basará en aquél éxito para desarrollar más la tecnología y probar el uso de SAM para administrar servicios de transporte autónomos, antes de las implementaciones públicas.

“Construimos SAM a partir de la tecnología desarrollada por la NASA para la gestión de roversinterplanetarios a medida que se mueven en paisajes impredecibles”, dijo Maarten Sierhuis, director del Centro de Investigación Nissan en Silicon Valley.

“Nuestro objetivo es implementar SAM para ayudar a las organizaciones de terceros a integrar de manera segura una flota de vehículos autónomos en entornos urbanos impredecibles, por ejemplo, servicios de transporte de pasajeros, transporte público o servicios de logística y entrega. La etapa final de nuestro acuerdo de investigación existente con la NASA nos acercará a ese objetivo y pondrá a prueba SAM en una demostración en las calles”, agregó Sierhuis.

 “Uno de los objetivos estratégicos de la NASA es transferir la tecnología desarrollada para impulsar una mayor aplicación comercial y social”, comentó Eugene Tu, director del Centro, NASA Ames. “Usar el trabajo de la NASA en robótica para acelerar el despliegue de servicios de movilidad autónoma es un ejemplo perfecto de cómo el trabajo requerido en la exploración espacial también puede representar un avance aquí en la Tierra.”

La colaboración de investigación con la NASA forma parte de la estrategia de Nissan Intelligent Mobility. La colaboración de investigación con la NASA es parte de la estrategia de Nissan Intelligent Mobility. Esta visión consta de tres líneas de trabajo en innovaciones interrelacionadas como la unidad autónoma (Intelligent Drive), la electrificación (Intelligent Power) y las tecnologías de infraestructura (Intelligent Integration).

HELLA desarrolla radar para sistemas de conducción autónoma

HELLA, empresa experta en iluminación y electrónica, ha desarrollado los nuevos sensores de radar de 77 GHz, los cuales tienen como punto central, el Chip del Sistema de Radar que gracias a la tecnología RF-CMOS permite integrar bloques de función de señalización, así como características de autodiagnóstico en un solo chip. También, reduce el mal funcionamiento y la pérdida de información que puede ocurrir con componentes independientes. El sistema de autodiagnóstico también monitorea todas las funciones en cualquier momento, prerrequisito importante para la conducción altamente automatizada.

Gracias a su compacto tamaño, el sensor permite la detección del entorno a 360°, lo que facilita identificar objetos en movimiento – desde autos, hasta ciclistas y peatones – todo alrededor del auto.

Este tipo de tecnologías son de vital importancia en los procesos de conducción asistida hacia la autónoma. Expertos en materia de software de la subsidiaria Hella Aglaia con sede en Berlín, han estado trabajando intensamente con sistemas de asistencia al conductor desde su fundación en 1998. Actualmente, la empresa está dedicando esfuerzos tanto a componentes de software para la detección de señales de tránsito, controles de luz y detección de carriles, como también en la instrumentación de la detección de peatones y vehículos.

Cada vez más, los sistemas de asistencia al conductor, incluidos los sensores de radar y el software de cámaras, cobran mayor importancia en la industria automotriz. En los años próximos, el Euro NCAP exigirá mejores soluciones de sensores confiables y rentables dirigidos a la detección de entornos del lado frontal, a fin de evitar colisiones. Aparte de los sistemas de cámaras, en particular los sensores de radar juegan un papel decisivo en la implementación del programa, así como otras funciones de seguridad y confort, entre otras razones, porque ofrecen resultados confiables y robustos, independientemente de las condiciones climáticas y de luz

Nissan presenta la base de su conducción auntónoma

Percepción, cognición, decisión y acción, son los cuatro pilares en los que está basada la conducción autónoma de los vehículos de Nissan.

unnamed

Este sistema consiste en una red de información que los mismos vehículos recopilan durante el trayecto, en donde la tecnología será capaz de reconocer y reaccionar ante una serie de situaciones.

Es ahí donde entran los cuatro ejes de Nissan que operan para integrar una exitosa automatización de la dirección, aceleración y frenado. Esta tecnología utiliza cámaras, radares, un sistema LIDAR (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging) y sensores para percibir el entorno. Además, desarrolla sistemas cognitivos por medio de reconocimiento de imagen e inteligencia artificial. Finalmente, utiliza algoritmos para tomar decisiones y actuadores para emprender una acción.

El sistema es capaz de detectar lo que sucede a su alrededor; con él, es posible saber la circulación de los vehículos que lo rodean, así como las líneas que dividen los carriles y también detecta vehículos que se encuentran accidentalmente “mordiendo raya”.

Nissan Serena es el primer vehículo equipado con la tecnología de conducción autónoma de la compañía conocida como ProPilot.

.

Nissan ProPILOT  es el primer sistema que integra una automatización completa de la dirección, aceleración y frenado. Para activarlo, basta con que el conductor toque un botón y ajuste una velocidad predeterminada (entre 30 y 100 km/h). Al activarse, el sistema utiliza una cámara y un programa de procesamiento de imagen para reconocer tomas tridimensionales y divisiones de carril, provocando que el vehículo pueda mantenerse centrado y a una distancia considerable de los vehículos delanteros. Nissan Serena es el primer vehículo equipado con la tecnología de conducción autónoma de la compañía conocida como ProPilot.

Nissan lanzará en 2018 la conducción autónoma en múltiples carriles, y para 2020  en avenidas e intersecciones urbanas, mejorando el flujo del tráfico urbano y disminuyendo el número de accidentes de tránsito.