Audi prueba la nueva e-gasolina

Audi cada vez está más convencida del potencial de los ecombustibles, como el Audi e-gas, la egasolina y el e-diesel. En el caso de la e-gasolina, gracias a su asociación con la compañía de Ingolstad, se ha logrado producir por primera vez una cantidad suficiente de combustible sintético (60 Litros) como para llevar a cabo las pruebas iniciales en bancos de motores.

“Al igual que todos los e-combustibles de Audi, la nueva egasolina tiene muchas ventajas. No depende del petróleo, es compatible con la infraestructura existente y ofrece la perspectiva de un ciclo de carbono cerrado”, comentó Reiner Mangold, Director de Desarrollo de Productos Sostenibles de AUDI AG.

La e-gasolina de Audi es esencialmente un isooctano líquido. Actualmente se produce a partir de biomasa en un proceso de dos pasos. En el primer paso, Global Bioenergies produce isobuteno gaseoso (C4H8) en una planta de demostración. En el segundo paso, el Centro Fraunhofer de Procesos Biotecnológicos Químicos (CBP) en Leuna utiliza hidrógeno adicional para transformarlo en iso-octano (C8H18). El combustible está libre de azufre y benceno y, por lo tanto, es especialmente bajo en contaminantes cuando se quema.

La e-gasolina de Audi ofrece la posibilidad de aumentar aún más la compresión del motor y así incrementar la eficiencia. A mediano plazo, los socios del proyecto tienen como objetivo modificar el proceso de producción para que no requiera biomasa; en este caso el CO2 y el hidrógeno producidos a partir de fuentes renovables deberían ser materias primas suficientes.

Desde 2013, Audi ofrece Audi e-gas renovable. Los clientes llenan el depósito de su modelo Audi g-tron en cualquier estación de servicio de GNC utilizando una tarjeta especial, y Audi alimenta la red alemana de gas natural con cantidades equivalentes de Audi e-gas.

El Audi e-diesel también forma parte de la cartera de e-combustibles de Audi. En Dresde es Sunfire, socio de Audi, quien operó una planta piloto para producir este combustible desde finales de 2014 hasta octubre de 2016. Al igual que en Werlte, como fuente de energía se utilizó electricidad ecológica, agua y el CO2 como materias primas. El producto final, denominado Blue Crude, se refinaba para convertirlo en Audi e-diesel. La marca de los cuatro aros está planificando actualmente la capacidad de producción en Laufenburg, Alemania. Junto con sus socios Ineratec GmbH y Energiedienst Holding AG, una nueva planta piloto producirá alrededor de 400,000 litros de Audi ediesel por año. Por primera vez, la energía hidroeléctrica será el único suministro de energía requerido para producir este e-combustible.

Ford lleva 10 años utilizando espuma a base de soya

Ford se ha preocupado por usar materiales alternos que ayuden a disminuir el impacto ambiental. Tal es el caso del Ford Mustang que fue lanzado a partir del 2007 con asientos hechos de espuma a base de soya, reemplazando la espuma tradicional a base de petróleo, la cual utilizan la mayoría de las industrias. Actualmente, de acuerdo con la Universidad Estatal de Carolina del Norte, la espuma de soya ha evitado que la atmósfera sea contaminada por más de103.42 kg de CO2; equivalente al que sería consumido por cuatro millones de árboles por año.

“La incorporación de materiales renovables en piezas de automóviles, que va desde nuestros laboratorios hasta nuestros proveedores, requiere mucho trabajo, pero estamos convencidos que es lo que hay que hacer”, comentó el presidente ejecutivo, Bill Ford. “En Ford, estamos comprometidos en reducir el impacto en el medio ambiente, y utilizando materiales sustentables en nuestros vehículos, es una de las maneras en que lo estamos haciendo”.

Con el fin de cumplir los estrictos requisitos de la compañía de buscar soluciones renovables que no comprometan la durabilidad, ni el rendimiento; Ford Norteamérica fabrica desde 2011, vehículos con  asientos, respaldos y cabeceras hechos de espuma de soya. En la última década, se han producido aproximadamente 18,5 millones de vehículos con espuma de soya, es decir, es decir se han utilizado más de 578 mil millones de granos de soya.

Debbie Mielewski, responsable técnica senior por parte de Ford, ha sido responsable desde un inicio de este esfuerzo de trabajar con materiales sostenibles, a pesar de que no ha sido fácil convencer a los proveedores en realizar ensayos de moldeo; especialmente cuando los precios del petróleo estaban disponibles a un bajo costo. En el Consejo Unido de Soya (United Soybean Board) – un grupo que supervisa las inversiones en innovaciones de soya en Estados Unidos – ha jugado un papel integral en el financiamiento de los ensayos iniciales, los cuales, desde un inicio, a pesar de los obstáculos, han sido apoyados por Bill Ford

“Es posible que nunca hubiéramos incursionado con espuma de soya en el mercado, si Bill Ford no hubiera estado a la cabeza del proyecto”, dijo Mielewski. “Ha sido un proyecto que solo podría avanzar gracias a un visionario y un ecologista que como él que fuera el “piloto” del proyecto”.

El valor de la espuma de soya resultó evidente en 2008 cuando los precios del petróleo se dispararon, por lo que reemplazar el poliol derivado del petróleo con la soya era beneficioso para el medioambiente, sino que también ahorraría recursos a la empresa.

“Sabíamos que utilizar materiales orgánicos en un automóvil de rendimiento como Mustang podría ser recibido con mucho escepticismo”, dijo Mielewski. “Pero también sabíamos que, si lo lográbamos, la espuma que creamos podría, con el tiempo, tener un impacto positivo”.

Además, Ford ha comenzado a desarrollar otros materiales renovables para reforzar los plásticos en vehículos, incluyendo paja de trigo, cáscaras de arroz, fibras de celulosa de árboles cultivados de forma sustentable, fibras de coco y kenaf. El equipo de investigación en materiales sustentables, está trabajando actualmente en aproximadamente otros 20 materiales sustentables y poco comunes para autopartes como: cáscaras de jitomate, fibra de agave (tequila), moneda reciclada de los Estados Unidos, dientes de león y algas, por nombrar algunos. Asimismo, la empresa ha seguido trabajando con el Consejo Unido de Soya (United Soybean Board) en el desarrollo de materiales a base de soya para componentes de goma como neumáticos y empaques.

“La espuma de soya ha sido un importante primer paso, pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer”, dijo Mielewski. “Hay muchas más oportunidades que surgen para reducir nuestro impacto ambiental, y con los recursos cada vez más restringidos, se vuelve más importante que los exploremos”.

Nissan presenta al BladeGlider, prototipo 100% eléctrico

Durante el Festival de la Velocidad de Goodwood, efectuado el fin de semana pasado, fue presentado el innovador prototipo cien por ciento eléctrico, Nissan BladeGlider. Conmemorando que en esa misma fecha, hace 70 años, debutó el primer vehículo eléctrico llamado TAMA.

En el evento, el piloto NISMO, Lucas Ordoñez, fue quien se convirtió en el primer piloto profesional en sentarse al volante del triplaza, el cual ofreció un electrizante desempeño. También, fue el encargado de conducir un Nissan GT-R NISMO MY17 durante el evento.

2560_3000

“Goodwood siempre es una oportunidad increíble para disfrutar de la crema y nata del automovilismo. Además, en esta edición tuve el honor de poder hacer la subida en cuesta con el Nissan GT-R NISMO MY17, lo cual fue una experiencia inolvidable”, señaló Lucas Ordóñez.

“Siempre recordaré el Goodwood Festival 2017, también por haber podido conducir un vehículo tan emocionante como el Nissan BladeGlider. Conducirlo por el famoso circuito de Goodwood ha supuesto una experiencia fantástica. Es un vehículo muy emocionante y divertido de conducir”, agregó el piloto.

Nissan BladeGlider cuenta con dos puertas que se abren diagonalmente hacia arriba con bisagras en la parte trasera, otorgando una entrada y salida espectacular de la cabina. El techo abierto está reforzado con una estructura protectora desplegable, la cual ofrece al pasajero la emoción de un vehículo de carreras con techo abierto, a la vez que tiene la seguridad de un coupé. Este se alimenta 100% de energía eléctrica, ya que su tren motriz tiene un desempeño único gracias a Williams Advanced Engineering, el socio técnico de Nissan para el proyecto BladeGlider.

nissan-at-goodwood-2017-4

La velocidad máxima de los modelos de demostración supera los 190 km/h, y pasar de 0 a 100 km/h lleva menos de 5 segundos. La potencia de las llantas traseras es provista por dos motores eléctricos de 130 kW, uno para cada llanta.

La presentación del BladeGlider se ha sumado a la visión de Nissan Intelligent Mobility sobre un futuro más seguro, más conectado y más emocionante de los modelos de la marca. El prototipo cero emisiones también sirve para apoyar el movimiento #ElectrifyTheWorld, cuyo objetivo es impulsar el debate sobre el uso de la energía sostenible.