Audi prueba la nueva e-gasolina

Audi cada vez está más convencida del potencial de los ecombustibles, como el Audi e-gas, la egasolina y el e-diesel. En el caso de la e-gasolina, gracias a su asociación con la compañía de Ingolstad, se ha logrado producir por primera vez una cantidad suficiente de combustible sintético (60 Litros) como para llevar a cabo las pruebas iniciales en bancos de motores.

“Al igual que todos los e-combustibles de Audi, la nueva egasolina tiene muchas ventajas. No depende del petróleo, es compatible con la infraestructura existente y ofrece la perspectiva de un ciclo de carbono cerrado”, comentó Reiner Mangold, Director de Desarrollo de Productos Sostenibles de AUDI AG.

La e-gasolina de Audi es esencialmente un isooctano líquido. Actualmente se produce a partir de biomasa en un proceso de dos pasos. En el primer paso, Global Bioenergies produce isobuteno gaseoso (C4H8) en una planta de demostración. En el segundo paso, el Centro Fraunhofer de Procesos Biotecnológicos Químicos (CBP) en Leuna utiliza hidrógeno adicional para transformarlo en iso-octano (C8H18). El combustible está libre de azufre y benceno y, por lo tanto, es especialmente bajo en contaminantes cuando se quema.

La e-gasolina de Audi ofrece la posibilidad de aumentar aún más la compresión del motor y así incrementar la eficiencia. A mediano plazo, los socios del proyecto tienen como objetivo modificar el proceso de producción para que no requiera biomasa; en este caso el CO2 y el hidrógeno producidos a partir de fuentes renovables deberían ser materias primas suficientes.

Desde 2013, Audi ofrece Audi e-gas renovable. Los clientes llenan el depósito de su modelo Audi g-tron en cualquier estación de servicio de GNC utilizando una tarjeta especial, y Audi alimenta la red alemana de gas natural con cantidades equivalentes de Audi e-gas.

El Audi e-diesel también forma parte de la cartera de e-combustibles de Audi. En Dresde es Sunfire, socio de Audi, quien operó una planta piloto para producir este combustible desde finales de 2014 hasta octubre de 2016. Al igual que en Werlte, como fuente de energía se utilizó electricidad ecológica, agua y el CO2 como materias primas. El producto final, denominado Blue Crude, se refinaba para convertirlo en Audi e-diesel. La marca de los cuatro aros está planificando actualmente la capacidad de producción en Laufenburg, Alemania. Junto con sus socios Ineratec GmbH y Energiedienst Holding AG, una nueva planta piloto producirá alrededor de 400,000 litros de Audi ediesel por año. Por primera vez, la energía hidroeléctrica será el único suministro de energía requerido para producir este e-combustible.